POR QUÉ LAS CONSULTAS PSICOLÓGICAS ESTÁN LLENAS DE CORAZONES ROTOS

07/02/2019

Porque sí, algún psicólogo o psicóloga tenía que decirlo: muchas de las personas que nos dan de comer son las que sufren por una historia de desamor.

 

A veces esa historia de desamor tiene que ver con una mala relación con la pareja. A veces con una separación no superada. A veces, la gran mayoría, con la ausencia del amor más importante de todos: el amor propio.

 

Los estudios dicen que la mayoría de las personas que acuden al psicólogo lo hacen para tratar problemas de ansiedad o del estado de ánimo, como la depresión. Pero considero que ése es un dato no del todo cierto. La ansiedad y la depresión no son el problema, son el resultado del problema. Y éste suele ser: una mala relación con los demás y/o conmigo mismo.

 

Y esa mala relación con los demás o con nosotros mismos es a su vez el resultado de nuestros déficits de pensamiento. Pensar mal nos lleva a relacionarnos mal con nuestro entorno y con nosotros mismos y, por ende, a sentirnos mal.

 

Y cuando digo pensar mal me refiero a producir pensamientos sesgados, distorsionados, exagerados o contra mí. Pensamientos que carecen de razón y de utilidad. No son verdades demostrables ni me sirven de nada. Por ejemplo: pensar que eres un inútil. ¡Seguro que no eres un inútil y que sabes hacer muchas cosas bien, y aunque lo fueras, ¿de qué te sirve decirte que eres un inútil, te ayuda a ser mejor?!

 

Como el polarizado pensamiento "soy un inútil", o "mi vida es una mierda" (¿no hay cosas buenas en tu vida?) o "todo me va a ir mal" (¿cómo lo sabes, eres adivino?), existen multitud de pensamientos relacionados con el amor y que son el resultado de un esquema de creencias irracionales que provienen de la cultura, la sociedad, la publicidad y otros ámbitos. Creencias que nos llevan a pensar que:

 

- Estar sin pareja el día de San Valentín es lo peor.

 

- Si mi pareja no quiere estar siempre conmigo es que ya no me quiere.

 

- La persona con la que comparta mi vida debe complementarme en todo.

 

- Los celos le dan vida a una relación.

 

- La otra persona debe hacerme feliz.

 

Y un sinfín de "mierdas" más. Pensamientos y creencias que nos llevan a hacernos unas expectativas irreales sobre lo que debe ser el amor y por tanto, a vivir el amor de manera frustrante e insatisfactoria.

 

Porque estar sin pareja puede ser un gran disfrute, porque tengo todo el derecho del mundo a no querer estar con mi pareja y eso no significa que no la quiera, porque la persona que elija como compañero o compañera no ha de cumplir mis expectativas sino ser como es, porque los celos matan las relaciones, y porque eres tú quien ha de hacerse feliz a sí mismo y no nadie más.

 

Y después compartir tu felicidad con otra persona, si así lo decides, y que esa persona la comparta contigo.

 

Este sábado 9 de febrero haré un año más (¡y ya van 5!) el Taller Desarmando a Cupido: eliminación de creencias tóxicas sobre el amor, para discutir (y combatir) en grupo, muchos de los mitos y falacias que existen sobre el amor y que provocan que lo malvivamos y lo maltratemos, en lugar de disfrutarlo de una manera sana y plena. Si estás en Málaga espero verte allí, y si no recibe, con mucho amor, ¡este abrazo!

Comentarios