REQUISITOS PARA UNA BUENA COMUNICACIÓN

09/10/2019

La comunicación es esencial. Por varios motivos:

 

- Ayuda a la resolución de conflictos, facilitando la superación de interpretaciones sesgadas o prejuicios que suelen provocar malentendidos.

 

- Mejora la dinámica relacional de las parejas y de los grupos (familia, trabajo, amigos), aumentando la satisfacción, la implicación y la cohesión.

 

- Genera un espacio en el que cada uno puede expresar y compartir acerca de sus pensamientos, sentimientos o intenciones, sintiéndose escuchado y recibiendo feed back de los demás.

 

Entre otros...

 

Sin embargo, no toda comunicación conlleva estos beneficios. Más importante que la comunicación en sí o la cantidad de comunicación, es la calidad de la misma. Por eso cuando hago terapia de pareja o de familias, antes que nada expongo una serie de requisitos o condiciones básicas para que la comunicación en las sesiones sea eficaz. Y hoy quiero compartirlos contigo en este post, porque pienso que se pueden poner en marcha fácilmente (con las dos "p" tan necesarias para conseguir aplicar un conocimiento: práctica y paciencia) y te pueden resultar muy pero que muy provechoso en tu relaciones interpersonales.

 

Estos son:

 

- Escucha activa. La escucha activa es escuchar de verdad a la otra persona. No estar pensando en otras cosas. No pensar en lo que le voy a decir en cuanto acabe. No interrumpir, no juzgar. Estar atentos al mensaje y, no sólo a eso, también a si realmente estoy entendiendo el mensaje. "Entonces, ¿lo que quieres decir es... a qué te refieres cuando dices que...?" Ese tipo de verbalizaciones, además de mostrar un interés en que nos esforzamos por entender al otro, supera muchas barreras e interferencias de la información.

 

- Empatía. La empatía es ponerme en el lugar de la otra persona. Y eso no es dar la razón a la otra persona, es entender sus razones. Aunque no me guste nada lo que está diciendo, aunque tenga clarísimo que se equivoca; lo que esa persona me está transmitiendo es su verdad (sobre cualquier situación hay tres versiones: tu verdad, mi verdad y LA VERDAD) y tiene razones para ver lo que ve, pensar como piensa, sentir cómo siente o reclamar lo que esté reclamando. Si acepto (que no "me resigno a") su verdad, me será mucho más fácil exponer la mía sin tratar de imponerme, y así será más fácil evitar una escalada del conflicto.

 

- Actitud propositiva. Porque una escalada del conflicto (nos enfadamos, subimos el tono, nos atacamos...) se produce cuando en lugar de actitud propositiva tenemos una actitud confrontativa, es decir, queremos imponernos al otro, ganarle, vencerle... Llevar la razón o que el otro me la dé en todo. Obtener lo que quiero y que el otro no se lleve nada. Esa actitud, por supuesto, provoca una actitud defensiva en la otra persona y desde aquí es mucho más difícil llegar a la resolución del conflicto, porque en realidad ambas personas no están interesadas en resolver nada, sólo en ser poseedores de "la verdad" e imponerla. Una actitud confrontativa o defensiva conlleva: atacar, reprochar, despreciar. Mientras que una actitud propositiva implica, claro, proponer. Buscar, conjuntamente, soluciones, alternativas, acuerdos, compromisos. Y normalmente se consigue a través de una negociación en la que ambas partes han de ceder algo, para conseguir algo: la resolución del conflicto.

 

Por supuesto, hay otros requisitos que son muy importantes para que haya una buena comunicación y sobre los que no me voy a extender: respeto, amabilidad, simpatía. Pero creo que los tres básicos que he expuesto facilitan que aparezcan estos otros.

 

Así que espero honestamente que este post nos ayude a mejorar nuestras relaciones interpersonales. Me gusta pensar que un mundo con menos ruido y más palabras, con menos egos y más empatía, y con menos reproches y más propuestas, es un mundo mejor.

 

Un mundo mejor que todos podemos construir. ¡Un abrazo!

Comentarios