PONTE GUAPO... PARA TI MISMO

14/11/2019

Una autoestima sana y fuerte es la base de nuestro bienestar porque si no podemos estar bien con nosotros mismos, ¿¿¿con quién vamos a poder estarlo???

 

Que una autoestima sea fuerte y sana implica que sea independiente, es decir, que mientras menos condicionantes externos influyan en cómo me pienso y valoro a mí mismo, mejor. Que aceptarme y quererme no dependa de la aprobación externa, del éxito social, del qué dirán.

 

Sin embargo, igual que cuando sientes afecto hacia alguien le cuidas y le mimas, ponerte guapo o guapa para ti, también es un acto que puede reforzar enormemente tu autoestima. No para que los demás se sientan bien contigo (aunque esa puede ser una consecuencia colateral), sino para sentirte tú bien contigo. Igual que cuando tienes tu casa limpia y ordenada aunque no vayas a recibir visita, porque te hace sentir bien; cuidar nuestra "primera casa" (nuestro cuerpo) nos puede hacer sentir, de la misma manera, muy muy bien.

 

Por ello, he querido escribir este post para darte unos "truquitos de belleza" que no pueden faltar en tu repertorio de conductas dirigidas a cuidar esa relación tan especial que tienes: tu relación contigo mismo.

 

¡Vamos a ponernos guapos!

 

- Sonríe. No tienes que sonreír siempre y mucho menos cuando no lo sientas, pero tampoco lo reprimas. Sonreír a menudo, incluso reír, por la mayor banalidad, dirige estímulos a nuestro Sistema Nervioso que nos ayudan a relajarnos y a liberar "hormonas de placer". La sonrisa, siempre lo diré, es el mejor cosmético del mundo.

 

- Bésate. Sí, sí, bésate. O, bueno, al menos, lánzate besitos de vez en cuando. Dedicamos muchos momentos de nuestra vida a mirarnos al espejo (algunos más que otros, desde luego), ¿por qué no pararte de vez en cuando para lanzarte un besito o un guiño? Esa simple "tontería" es un mensaje que puede guardar mucho contenido: "Eres guapo, tú vales, te quiero". Y lanzarnos ese mensaje de forma repetida es entrenarnos en autoamor.

 

- No te mires mucho. Ahora que ha salido el tema del espejo: no te mires demasiado en él. Hay dos tipos de personas que se miran mucho en el espejo: las narcisistas, enamoradas de sí mismas (lo que las convierte en personas especialmente orgullosas, soberbias, egoístas y vanidosas), y las que se miran para encontrarse fallos. Estas últimas no se aceptan tal como son porque son muy perfeccionistas y, por tanto, tienden siempre a explorarse para encontrarse fallos que mejorar, lo que les provoca mucha insatisfacción con su imagen. Mientras menos te mires, menos fallos te encontrarás; ¡y recuerda que todos (incluso los más guapos) tenemos defectos!

 

- Haz ejercicio, sigue una dieta sana. Como he dicho antes, el cuerpo es nuestra casa y, si nos dedicamos a cuidar nuestra otra casa (limpiarla, decorarla, etc.), también es positivo que invirtamos tiempo y esfuerzo a cuidar nuestro cuerpo. Por nosotros, no por los demás. No para entrar en una competición: estar más delgado que, o más musculoso, o más buenorro... No compitas, no te compares... más que contigo mismo y siempre partiendo de la base de la aceptación. Además, el ejercicio físico afecta a nuestro Sistema Nervioso y mente, liberándonos de mucho estrés, y una dieta pesada e inflada de componentes tóxicos puede influir muy negativamente en nuestro estado de ánimo. Como ves, lo que es bueno para nuestro cuerpo, también suele serlo para nuestro equilibrio psicoemocional.

 

- Cómprate ropa. Pero cuidado con caer en comportamientos adictivos. Hay personas que son adictas a las compras porque es una manera de compensar el vacío que sienten y que les provoca ansiedad. No se trata de eso; se trata de que cuando te veas, te guste lo que estás mirando. Para ello, debes olvidarte de modas y tendencias, de lo que dice la gente que es lo mejor, lo más cool. Nos sentimos bien con nosotros mismos, ¡cuanto más nosotros mismos somos! Así que cómprate ropa para vestir a tu manera, de forma que tu imagen equivalga a tu personalidad y te sientas lo más identificado posible con quien estás viendo al otro lado del espejo. ¡Fuera borreguismos! Quítate disfraces y vístete con tu propia piel.

 

- Tócate. La masturbación se puede considerar como una forma de hacer el amor con uno mismo. Si nos gusta dar placer a nuestra pareja, porque la queremos, ¿qué hay de malo en darse placer a uno mismo? Abandonemos tabúes en cuanto a la masturbación: no es mala, no te vas a quedar ciego, que te masturbes teniendo pareja no significa que ya no la desees, ¡eso es un mito! La ciencia nos dice que masturbarse, además de placentero (obvio), es sano, porque como sucede con el ejercicio, libera hormonas antiestrés. Así que tócate, sin culpa, hazte más el amor. ¡Y ya verás lo guapo que te pones!

 

- Cultiva tu belleza interior y aprende a expresarla. Esto yo lo tengo muy claro: las personas más guapas, más guapísimas de la muerte, no son las que tienen una cara con rasgos simétricos ni las que tienen un cuerpazo; son las que mejor expresan su belleza interior (por eso la sonrisa es tan importante). Entonces, lo primero sobre lo que habría que trabajar es sobre lo de dentro: tu inteligencia, tu cultura, tu personalidad, tus valores, tus emociones, tu propia autoestima... tu crecimiento interior al fin y al cabo. Pero luego, deberías preguntarte: ¿a la hora de andar, a la hora de hablar, a la hora de relacionarme... mi imagen refleja quién realmente soy? Cuidar nuestra expresión no verbal (cómo miramos a los ojos, en qué tono hablamos, qué postura corporal adoptamos...) repercute positivamente en nuestra autoconfianza, porque sentimos que hay un ajuste entre lo que somos y lo que transmitimos. Y es una sensación increíble, de verdad.

 

Y por ahora, eso es todo. Seguro que hay más, muchos más "truquitos de belleza" que podemos aplicarnos para sentirnos guapos con nosotros mismos (y seguro que a ti se te pueden ocurrir unos cuantos), pero estos, creo, son suficientes. No sé si te ayudarán a ligar más pero... ¡estoy convencido de que sí te ayudarán a que no te importe demasiado!

 

Para aprender más pautas y estrategias que nos ayudan a reforzar nuestra autoestima, y también para conocer cuáles son los autosaboteadores habituales de nuestro amor propio, este sábado 16 de Noviembre hago el Taller de Autoestima "¡Soy imperfecto y me alegro!". Si estás en Málaga para la fecha, ¡te esperamos!

 

Comos siempre, cuestiona todo lo que escribo, la duda nos acerca un poquito más a la verdad.

 

Si te gustó este post, no te lo quedes solo para ti, ¡comparte por favor!

 

Y recibe, cómo no, ¡este fuerte abrazo!

Comentarios