EL SENTIMIENTO DE CULPA TRAS UNA RUPTURA

25/09/2017

Desde 2015 tengo el orgullo de formar parte del APOL: el servicio de Apoyo Psicológico On Line de la Fundación Punset. Una selección de psicólogos de toda España que contestamos consultas en torno a problemas de depresión, ansiedad, estrés, pareja, desamor, y muchos otros.

 

Desde entonces, una gran cantidad de trabajo, más de 150 consultas publicadas, y una enorme experiencia de aprendizaje que me llevo y que quiero compartir contigo, publicando algunas de las consultas más destacadas que he tenido la oportunidad de contestar.

 

Esta semana: el sentimiento de culpa tras una ruptura. Un caso real que nos muestra que después de una infidelidad y una ruptura sentimental, solemos machacarnos echándonos la culpa, y que es la asunción de responsabilidades y el compromiso con uno mismo y su presente lo que nos saca del inmovilismo de la culpa.


CONSULTA

 

Mi relación se ha roto tras 12 años. Hace 3 perdí mi trabajo y caí en una depresión, y supongo que después de un tiempo se cansó de tirar de la relación y pasamos una crisis. Hablando y esforzándonos casi lo habíamos superado, yo al menos lo creía así. Fue entonces cuando retomó comunicación con su ex mediante las redes sociales. Yo me enfadaba, por no ver normal ese extraño interés después de tantos años, y discutíamos por el tema. Y lamentablemente se cumplieron mis temores, mantuvo relaciones sexuales con él. Rompimos. Yo ahora estoy pasándolo muy mal, y culpándome por haber provocado la infidelidad y la ruptura. Si no hubiera presionado en esa cuestión, quizá ella no hubiera rememorado viejos recuerdos no resueltos. ¿Puede ser posible? ¿Provoqué este desastre?


RESPUESTA

 

Es cierto que los psicólogos hablamos mucho de la profecía autocumplida: cuando nuestro temor a que ocurra algo propicia conductas en nosotros mismos que acaban provocando ese suceso. Por ejemplo, es muy común que cuando uno de los dos miembros de la pareja tiene miedo a que el otro le abandone, lleve a cabo conductas de control que acaban provocando el rechazo de la otra persona.

Los psicólogos, en el ámbito de la pareja sobre todo, también hablamos de responsabilidades, no de culpas. La culpa es una emoción que nos sirve para eliminar conductas indeseables y reparar el daño hecho a otras personas. Pero más allá de eso, la culpa es disfuncional, agresiva para la autoestima, y altamente incapacitante. En la pareja lo mejor es no echar culpas, sino asumir responsabilidades para, a partir de las mismas, adoptar mejores estilos de afrontamiento en la manera de gestionar los conflictos.

Pensar que con tu actitud provocaste la infidelidad de tu pareja, ¿no sería liberarla de toda responsabilidad sobre su conducta? ¿No había otras alternativas a lo que sucedió? Sin embargo ella eligió, ella tomó la decisión, no tú. Aceptar que la relación se terminó, liberarte de esa culpa dañina que te invade, y enfocarte hacia a ti mismo y un nuevo futuro, en lugar de hacia el pasado, te ayudará a salir del proceso de duelo romántico que estás viviendo, que por otra parte es un proceso normal y necesario. Ánimo, un abrazo.

Comentarios